El elefante en el cuarto no es el azúcar añadido